Ébola, el asesino invisible.

Virus Ébola Zaire visto al microscopio electrónico. Es la primera imagen que se obtuvo del virus el 10/13/1976 por el Dr. F.A. Murphy.

Realizamos este post a raíz de la reciente noticia de la aparición en Uganda de un brote de Ébola. Somos conscientes de que no es una enfermedad ni mucho menos frecuente, pero la curiosidad nos ha llevado a escribir este post y a aprender algo de esta enfermedad tan mediática. Esperamos que os guste.

Inicialmente los virus de Marburgo y Ébola se clasificaron como miembros de la familia Rabdoviridae, pero después se han clasificado de nuevo como filovirus. Estos son virus filamentosos de ARN de cadena negativa y dotados de envoltura. Estos microorganismos provocan fiebres hemorrágicas mortales, y son endémicos de África. La notoriedad del virus Ébola aumentó en 1995 tras un brote de enfermedad en la R.D del Congo (antiguo Zaire), y en 1996 en Gabón, así como tras el estreno de la película Estallido, basada en un libro de Robin Cook, y la publicación de Zona Caliente, de Richard Preston.

Estructura y replicación

Los filovirus poseen un genoma de ARN monocatenario que codifica siete proteínas. Los viriones forman filamentos con envoltura de un diámetro de 80nm, aunque también pueden adoptar otras formas. Su longitud puede variar de 80 hasta 1.400 nm. La nucleocápside es helicoidal y se halla en el interior  de una envoltura que contiene una glicoproteína. El virus se replica en el citoplasma, de manera semejante a los rabdovirus.

Patogenia

Los filovirus se multiplican con eficiencia, produciendo gran cantidad de virus en los monocitos, macrófagos, células dendríticas y otras células. La replicación en monocitos induce una tormenta de citoquinas proinflamatorias parecida a la observada en la sepsis. La citopatogenia viral origina una extensa necrosis tisular en las células parenquimatosas del hígado, bazo, pulmones, y ganglios linfáticos. La rotura de las células endoteliales que provoca una lesión vascular se puede atribuir a la glicoproteína Ébola. Las cepas con mutaciones en esta glicoproteína carecen del componente hemorrágico de la enfermedad. La extensa hemorragia que se produce en los pacientes afectados provoca edema y shock hipovolémico.

Los virus pueden escapar también de las respuestas innatas e inmunitarias del anfitrión. Se libera una forma soluble de la glicoproteína que puede inhibir la activación de neutrófilos y bloquear la acción de anticuerpos. Las proteínas virales también pueden inhibir la producción y la acción del interferón.

Epidemiología

La infección por el virus de Marburgo se detectó por vez primera entre empleados del laboratorio de Marburgo, Alemania, que habían estado en contacto con tejidos de monos verdes africanos aparentemente sanos. Se han observado casos raros de infección por el virus de Marburgo en Zimbabue y Kenia.

EL virus Ébola recibió su nombre del río de la R.D del Congo en que se descubrió. Se han producido brotes de la enfermedad en varios países centroafricanos y en uno del oeste africano (Costa de Marfil). Durante estos brotes el virus Ébola presenta tal virulencia que elimina la población vulnerable antes de lograr diseminarse en grandes extensiones. Sin embargo, hasta el 18% de la población de las zonas rurales de África presenta anticuerpos frente a este virus, lo que indica que también se producen infecciones subclínicas. Estos virus pueden ser endémicos en los monos salvajes, y pueden transmitirse del mono al ser humano y entre individuos. El contacto con el animal que actúa como repertorio o el contacto directo con sangre o secreciones infectadas puede diseminar la enfermedad. Estos virus se han transmitido a través de inyecciones accidentales y el uso de jeringas contaminadas. Los profesionales sanitarios que atienden a los pacientes y los manipuladores de monos son los que presentan un mayor riesgo de contraer la infección.

Se han notificado brotes de Ébola en varios países del centro de África y uno del oeste africano (Costa de Marfil). Se indican el número de casos y la mortalidad. Las estrellas indican las localizaciones donde se han encontrado anticuerpos frente al virus en población sana detectados mediante inmunofluorescencia.

Enfermedades clínicas

Los virus de Marburgo y Ébola son las causas más graves de las fiebres hemorrágicas. La enfermedad suele debutar con síntomas de tipo gripal como cefalea y mialgias. Al cabo de pocos días aparecen naúseas, vómitos y diarreas; también puede formarse un exantema. Posteriormente se observan hemorragias en múltiples puntos, especialmente el tubo digestivo, falleciendo hasta el 90% de los pacientes con un cuadro clínico manifiesto. El brote registrado en Kikwit, R.D del Congo, en 1995 ocasionó la muerte de 245 personas.

Diagnóstico de laboratorio

Todas las muestras procedentes de pacientes en los que se sospeche la infeccón se deben manipular con extremo cuidado con el fin de evitar una infección accidental. La manipulación de estos virus requiere un nivel 4 de aislamiento, del que no se dispone con frecuencia. El virus de Marburgo puede crecer rápidamente en cultivos titulares (células de Vero), mientras que el aislamiento del virus Ébola exige la inoculación de animales (p.ej. cobaya).

Las células infectadas tienen grandes corpúsculos eosinofílicos de inclusión citoplasmática . Los antígenos víricos se pueden detectar en los tejidos mediante análisis inmunohistoquímico directo, y en líquidos mediante ELISA. Se puede recurrir a una amplificación PCR-TI, del genoma vírico e las secreciones, con el fin de confirmar el diagnóstico y minimizar la manipulación de las muestras.

La IgG e IgM frente a los antígenos se pueden detectar por inmunofluorescencia o ELISA.

Tratamiento, prevención y control

En pacientes con infecciones por filovirus se ha estudiado la administración de sueros que contenían anticuerpos y de interferón. Los pacientes infectados se deben someter a cuarentena, y los animales contaminados se deben sacrificar.

Webgrafía y bilbiografía

Center for Disease Control (CDC): Ébola http://www.cdc.gov/ncidod/dvrd/spb/mnpages/dispages/ebola.htm

Microbiología médica 6ª Edición (Elsevier)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: